Blog

Blog

Sobre lo que pasa por mi cabeza

SEO + Música = Dinero

Hace poco descubrí a Matt Farley y su historia, como un completo desconocido se gana la vida con Spotify simplemente haciendo canciones tontas y chorras sobre lo que la gente busca en dicha plataforma. Un claro ejemplo de como conjugando conocimientos, en este caso sobre SEO, y una afición, la música, se puede ganar dinero.

Me llama la atención como ha conseguido ver una fuente de ingresos y entender que la clave de Spotify reside en lo que la gente va a buscar. Según el propio Farley el truco está en escribir canciones sobre cualquier cosa que la gente suela buscar: celebridades, cumpleaños, artistas, películas, nombres, nombres de ciudades, material de oficina o conceptos tan simples como la caca.

Pero no te pienses que no hay trabajo detrás, porque ha publicado nada más y nada menos que 19.000 canciones. Sí, diecinueve mil. Algunas de sus canciones están bien porque son pegadizas, otras son improvisadas, algunas son algo más serias pero tiene miles de canciones tontas donde solo dice una palabra o nombre una y otra vez, o deletrea un nombre… Siempre acompañando su voz con distintos instrumentos. Y todo esto bajo más de 70 grupos de música distintos. Además, no sólo se ha limitado a Spotify sino que su amplio repertorio musical está también disponible en Apple Music y Amazon Music. ¡Un crack!

Mat ha desarrollado una estrategia para publicar miles de canciones con nombres y cosas que la gente busca, bajo diferentes artistas en todas las plataformas de streaming. Tiene canciones sobre cualquier cosa. Busca tu nombre, seguro que tiene una canción sobre él.

Cómo elegir ideas para una startup

Convencionalmente se afirma que los fundadores de startups deberían trabajar en los problemas que ellos o las personas que conocen tienen, pero es un filtro demasiado permisivo. La eficiencia del mercado implica que si un problema es valioso y puede resolverse, es muy probable que ya se haya resuelto. Por el contrario, si no se resuelve, debe haber razones estructurales por las que no es posible resolverlo.

Por lo tanto, es mejor dejar de pensar en ideas en términos de solución de problemas durante las primeras etapas de una startup, y en su lugar empezar a pensar en términos de cambios en el entorno y las oportunidades que estos cambios desbloquean.

Reconocer primero un cambio y llegar al mercado con una solución viable aumenta drásticamente la probabilidad de éxito en el mercado de una startup.

Al principio pregúntate: ¿cómo está cambiando el mundo y qué puedo hacer al respecto? Solo cuando identifiques un cambio y te asegures de no llegar tarde al mercado, deberías comenzar a pensar en términos de solución a los problemas.

Ver los cambios para generar y evaluar ideas para startups es una buen comienzo, pero no es suficiente. Cuando descubras un cambio, muchas otras personas lo habrán descubierto también. Esto implica que además tienes que ser rápido para obtener ventaja.

Cuando eres el primero en lanzar al mercado un producto viable, tus clientes lo compararán con el status quo. Pero si eres el segundo, lo compararán con el producto que llegó al mercado primero. Por tanto, además de capitalizar el cambio tienes que encontrar una fuerte diferenciación con la primera compañía, y empíricamente esto es mucho más difícil de lo que piensas.

Pensar en tu startup en términos de cambios en el mundo no solo hace que tu startup sea mucho más probable que tenga éxito, sino que te facilita contar una historia para explicar lo que haces con un tremendo poder descriptivo.

Vía defmacro.

La economía ha cambiado

A todos nos han enseñado que para que una empresa sea rentable los ingresos deben superar a los gastos, y tiene su lógica. ¿Pero cuándo tiene que suceder esto? Eso ya no está tan claro.

Para las compañías actuales, los ingresos son más un extra, que no está mal tener, que un requisito. Ahora las empresas pueden existir durante décadas sin ganar dinero, siempre y cuando hayan captado la atención de las masas, continúen mostrando crecimiento y lancen ocasionalmente productos o características sorprendentes.

La idea no es otra que definir un objetivo a largo plazo mucho más ambicioso que simplemente ganar dinero, querer cambiar el mundo. Y después ser capaz de trazar una trayectoria que demuestre que se va a alcanzar el objetivo definido. ¿Difícil? Empresas como Amazon y Facebook ya lo han hecho y otras como Tesla y Uber están en ello. ¿Y tu quieres cambiar el mundo o simplemente ganar dinero?

Consejos de Seth Godin para lanzar un nuevo negocio

En una reciente entrevista Seth Godin, uno de los más conocidos gurús del marketing, nos detalla los pasos que daría para lanzar un nuevo negocio, que podemos resumir en los siguientes consejos:

  • Involucra a la gente en el proceso de creación de un nuevo producto o servicio. Hoy en día, eso de inventar un producto o servicio y después comercializarlo no funciona.
  • Céntrate en la audiencia más pequeña posible. Siempre puedes expandirla más tarde.
  • Crea un producto o servicio extraordinario. Crea un producto o servicio sin el que tus clientes no puedan vivir, de manera que se lo recomienden a sus amigos y estos a los suyos.
    Para ello sal a la calle y habla con la gente:

    • Identifica uno de sus problemas no resueltos más doloroso.
    • Trabaja para ayudarles a resolverlo.
    • Da gratis una muestra de tu producto o servicio.
    • ¿Les encanta y lo comparten con sus amigos de inmediato? Tienes un producto o servicio ganador.
    • En caso contrario, recopila sus comentarios y observaciones y empieza de nuevo.
  • Crea una abundancia de confianza. Para que la gente confíe en tu producto o servicio, antes tienes que dar valor de forma gratuita.
  • Haz sólo una cosa y apégate a ella.

Como Mapas de Apple te puede arruinar unas vacaciones

Amigos, verano, vacaciones, Cerdeña… nada podía salir mal. Pasta y pizzas increíbles. Playas y calas de ensueño. Y precisamente de calas va la cosa. Realizando una travesía en barco por el Golfo de Orosei, divisamos una de las calas más bonitas de toda la Isla, Cala Goloritzè. Vemos como la gente accede, además de en barco, a pie después de hacer una ruta a través de unas preciosas montañas. Lo que nos pareció un plan genial para hacer al día siguiente, antes de volver a Cagliari.

Madrugón al día siguiente, pero con la ilusión de que sería una jornada inolvidable. Y tanto que lo fue. Cargamos todo el equipaje en nuestro coche de alquiler, conectamos uno de nuestros iPhones a través de CarPlay e introducimos nuestro destino en la aplicación Mapas de Apple (porque Google Maps no es compatible con CarPlay). Calculando ruta… 122km y 2 horas y 13 minutos nos separaban de Cala Goloritzé. Lo que nos parecía una pasada de tiempo para esa distancia, pero como sería mucha carretera de montaña mala con curvas y eso lo consideramos normal.

Vacas camino a Cala GoloritzèAl principio el viaje era divertido, atravesando pueblos con calles estrechas terribles en cuesta y pasando por caminos de tierra entre las montañas con vacas pululando a su antojo. Pero nos empezó a cambiar la cara cuando los caminos de tierra eran auténticos pedregales con socavones infinitos y el indicador de gasolina se acercaba a la reserva, sin ser conscientes de ver una gasolinera en la última hora entre tanta naturaleza. Nervios, risa tonta, tensión… ni nuestras mejores listas de reproducción eran capaces de suavizar el ambiente. Hasta que ya nos pareció raro estar a menos de 15km de nuestro destino y tener la sensación de que cada vez estamos más atrapados entre las montañas. Por lo que decidimos consultar la ruta que nos propondría Google Maps en otro teléfono y paramos el coche en seco, casi 200km y más de 3 horas de distancia :S. A los mapas de Apple, a pesar de reconocer correctamente la cala, les había parecido bien finalizar la ruta en medio del Parque Nacional de Gennargentu y no en la ansiada Cala Gorolitzè. Esto nos obligó a recalcular nuestra ruta, ya con Google Maps (Mapas de Apple ya no está instalado en nuestros iPhones), aunque no lo lleváramos en el salpicadero, y poner rumbo directo a Cagliari que estaba a menos de 2 horas y dejar para otra ocasión nuestro ansiado baño en Cala Gorolitzè. Ya que nos parecía una pasada hacer otras 3 horas para ir a la cala y luego otras 3 para llegar a Cagliari.

Ruta a Cala Goloritzè desde Posada en Mapas de Apple

Éramos conscientes de las deficiencias y carencias de Mapas de Apple cuando empezaron su andadura con iOS6, pero ya ha llovido bastante desde entonces y 5 años después se suponía que ya estaban a la altura de Google Maps. ¡Error! Mapas de Apple sigue siendo una auténtica basura que te puede joder las vacaciones. Cala Goloritzè era el broche final a nuestras vacaciones, pero nos sentimos como cuando te quitan el último trozo de comida que te reservas para el final.

Recomendación: desinstalar ya Mapas de Apple e instalar Google Maps en su lugar, no confíes tu destino a una app que no sabes dónde te puede llevar.

Precio Vs Valor

El otro día leía un artículo de Steve Keating donde compartía porque sus clientes (y la mayoría de investigaciones apoyan) preferirían pagar un precio justo por un producto de buena calidad que conseguir un precio bajo por algo de peor calidad.

El artículo concluía que el precio es solo una cuestión menor cuando hay ausencia de valor. Conseguir un buen precio en un producto malo o equivocado dista mucho de ser una ganga.

El precio es simplemente lo que pagas, mientras que el valor es lo que recibes a cambio. Cuando estás convencido de que puedes obtener un valor adicional estarás dispuesto a pagar un precio superior.

Los buenos vendedores saben esto y no venden por precio, venden por el valor que su producto o servicio aporta al cliente.

Sin embargo, hay gente que solo compra fijándose en el precio. Suelen ser compradores que no les seduce el valor porque piensan solo en el corto plazo. Muchas veces piensan que pueden comprar 2 de esto por el mismo precio que 1 de aquello, sin tener en cuenta que algunas veces el 1 quizás dure 4 veces más que los 2.

Otro motivo por el que hay gente que compra a precio es porque los vendedores mediocres no saben transmitir el valor que aporta su producto. De modo que cuando oyen que su precio es demasiado alto, inmediatamente piensa que lo tienen que bajar para no perder el negocio.

Aquí, obviamente, el vendedor y su empresa pierden porque no están recibiendo el dinero suficiente para sustentar el valor que han construido en torno al producto. Lo que puede provocar que el producto o los servicios asociados al mismo sean cada vez de peor calidad para compensar esa bajada de precios. Y, por tanto, el cliente también pierde.

¿Tu buscas “chollos” o buscas valor?

¡Ya era hora de volver!

Ya han pasado más de 4 años desde mi última entrada en http://alblog.es y llevaba tiempo con ganas de retomar el tema del blog. Pero hasta hoy no he sacado el tiempo necesario para actualizar mi web y prepararlo todo para volver a escribir. Así que toca retomar viejas costumbres. 😉