Blog

febrero 2018

Viendo las entradas de febrero , 2018

Cómo elegir ideas para una startup

Convencionalmente se afirma que los fundadores de startups deberían trabajar en los problemas que ellos o las personas que conocen tienen, pero es un filtro demasiado permisivo. La eficiencia del mercado implica que si un problema es valioso y puede resolverse, es muy probable que ya se haya resuelto. Por el contrario, si no se resuelve, debe haber razones estructurales por las que no es posible resolverlo.

Por lo tanto, es mejor dejar de pensar en ideas en términos de solución de problemas durante las primeras etapas de una startup, y en su lugar empezar a pensar en términos de cambios en el entorno y las oportunidades que estos cambios desbloquean.

Reconocer primero un cambio y llegar al mercado con una solución viable aumenta drásticamente la probabilidad de éxito en el mercado de una startup.

Al principio pregúntate: ¿cómo está cambiando el mundo y qué puedo hacer al respecto? Solo cuando identifiques un cambio y te asegures de no llegar tarde al mercado, deberías comenzar a pensar en términos de solución a los problemas.

Ver los cambios para generar y evaluar ideas para startups es una buen comienzo, pero no es suficiente. Cuando descubras un cambio, muchas otras personas lo habrán descubierto también. Esto implica que además tienes que ser rápido para obtener ventaja.

Cuando eres el primero en lanzar al mercado un producto viable, tus clientes lo compararán con el status quo. Pero si eres el segundo, lo compararán con el producto que llegó al mercado primero. Por tanto, además de capitalizar el cambio tienes que encontrar una fuerte diferenciación con la primera compañía, y empíricamente esto es mucho más difícil de lo que piensas.

Pensar en tu startup en términos de cambios en el mundo no solo hace que tu startup sea mucho más probable que tenga éxito, sino que te facilita contar una historia para explicar lo que haces con un tremendo poder descriptivo.

Vía defmacro.

La economía ha cambiado

A todos nos han enseñado que para que una empresa sea rentable los ingresos deben superar a los gastos, y tiene su lógica. ¿Pero cuándo tiene que suceder esto? Eso ya no está tan claro.

Para las compañías actuales, los ingresos son más un extra, que no está mal tener, que un requisito. Ahora las empresas pueden existir durante décadas sin ganar dinero, siempre y cuando hayan captado la atención de las masas, continúen mostrando crecimiento y lancen ocasionalmente productos o características sorprendentes.

La idea no es otra que definir un objetivo a largo plazo mucho más ambicioso que simplemente ganar dinero, querer cambiar el mundo. Y después ser capaz de trazar una trayectoria que demuestre que se va a alcanzar el objetivo definido. ¿Difícil? Empresas como Amazon y Facebook ya lo han hecho y otras como Tesla y Uber están en ello. ¿Y tu quieres cambiar el mundo o simplemente ganar dinero?